Gestión de emociones frente al COVID 19 - VER AND SER

La alerta sanitaria provocada por la epidemia del Coronavirus (COVID-19) está generando un malestar psicológico en la población a nivel mundial. Sin duda, el impacto de este virus en nuestra sociedad supone una crisis en nuestra salud, estado psicológico y  costumbres sociales.

Nos encontramos en una situación nueva y difícil para todos. El incremento de contagios unido al cambio de costumbres y confinamiento obligatorio, está creando una crisis sanitaria, psicológica y económica.  Es normal que a lo largo de estos días nuestro estado de ánimo fluctué sintiendo diferentes emociones, pudiendo incluso, experimentar cuadros de ansiedad, estrés y confusión. Es importante saber que las emociones son adaptativas y necesarias en el ser humano siendo herramientas necesarias para estar a salvo y evitar comportamientos de riesgo.

Actualmente, la emoción que más está predominando en todos nosotros es el miedo. Esta emoción junto con la incertidumbre, se hace más grande, sobre todo en situaciones que no conocemos. Si nuestro nivel de incertidumbre crece, el miedo puede provocarnos situaciones de bloqueo en las que necesitaremos herramientas psicológicas para poder afrontar nuestro día a día.

En diferentes ocasiones, el miedo puede crear situaciones y cuadros de ansiedad. La ansiedad es un mecanismo de nuestro cuerpo que trata de dar respuesta a una situación que nos genera amenaza. Como hemos hablado anteriormente, las emociones son adaptativas hasta que paralizan nuestra vida cotidiana.  

Si sufrimos una situación de ansiedad, podemos experimentar síntomas físicos como palpitaciones o taquicardia, emocionales como inseguridad o incertidumbre, conductuales  como bloqueo o estado alerta y sociales como quedarse en blanco o no poder expresar las emociones.

A continuación indicamos pautas para la gestión de ansiedad:

1. Validar y aceptar las emociones: Lo que estás sintiendo es normal. Es importante no luchar en contra de ellas sino, dejarlas fluir y poco a poco se irán pasando.
2. Ventilación emocional: Consiste en dar salida a las emociones que disimulamos o ignoramos. Dedica tiempo a escuchar lo que sientes y a aceptarlo. Pon nombre a tus emociones.
3. Respiraciones diarias: Respirar de forma profunda y con serenidad tres veces al día te va ayudar a que tu cuerpo se sienta más relajado.
4. Intenta mantener tus hábitos alimenticios y de sueño saludables.
5. Planificar la nueva situación: diseña objetivos que quieras alcanzar cada día.
6. Fomenta las relaciones sociales a través de diferentes canales tecnológicos.
7. Infórmate de forma adecuada con información oficial y necesaria evitando la sobreinformación.

 

Si quieres, puedes.

¡Nosotros estamos contigo!